La escuela un espacio de oportunidades

La escuela es un espacio de oportunidades, porque no hay educación sin imaginación, sin creatividad. En este camino observo que la enseñanza de mañana, debe pasar obligatoriamente por la educación de las emociones. Entiendo que existe otra inteligencia, tanto o más importante: la inteligencia emocional. En un aula es primordial cultivar la empatía, para luego desnaturalizar la imagen que muchas veces los alumnos tienen de sí mismos (sobre todo cuando te dicen “-No nací para el estudio”). Comprendiendo sus experiencias particulares y con ejercicio de la responsabilidad, podemos ser capaces de inspirar y cambiar un destino. Claro, sólo comunicándonos y sin esperar nada a cambio.